Published On: Sat, Apr 22nd, 2017

Es Indignante

Share This
Tags

Hay hechos que laceran el alma y pasan, aparentemente,  inadvertidos hasta que explota la situación  por los medios de comunicación en interés de que se corrijan y de que caiga el peso de la ley en el culpable  para evitar un tipo de maldad  que es indignante.

Es el caso de 14 menores de edad que se alega fueron  violados sexualmente por un maestro.  Sea un profesor,  un familiar o cualquier otro sujeto que se dedique a esta práctica debe aplicársele la pena máxima  para que  recuerde durante toda su vida que no se debe abusar de los niños.

Resulta incomprensible que a pesar de los avances de la humanidad en distintos aspectos,  haya personas que  actúen de manera irracional dañando a menores que están bajo su potestad en un plantel y a quienes deben ver como a sus propios hijos, amarlos y respetarlos.

Esos parásitos que se dedican a violar menores  deben ser sancionados de manera enérgica.   Es penoso que  se delegue la enseñanza de los hijos a una persona  que se aduce está para enseñarles  y  protegerles, pero resulte que es  un monstruo.

El diario El Caribe publicó el caso de estos alumnos que incluyen 13 niñas de una escuela de Salcedo,  municipio cabecera de la provincia Hermanas Mirabal, y de un niño que pertenece a otro centro educativo.

Este caso   que no tiene nada de novedad, debe servir de advertencia a quien tengan la misma maña que se le atribuye al aludido profesor en caso de que se comprueben sus maldades.  Quizás esta situación sea considerada para una  mayor evaluación a personas que pasan de maestros a monstruos. Gracias a Dios son poquísimos los que cometen esta barbaridad.

Los padres y madres también deben conversar con sus hijos no  solo sobre las tareas de los muchachos, sino de su comportamiento y del trato que reciben.  La mayoría de los maestros son excelentes, pero uno que otro puede ser non santo.

Se asume que cuando los alumnos están con su profesor, este ve en ellos a sus propios hijos. A los niños se les cuida como a los ojos.  El padre y la madre,  en tanto,  ven en sus hijos lo que otros no ven, le aplaude lo bueno, le orienta sobre lo correcto y debe lograr que le tenga absoluta confianza para que le informe cualquier situación irregular que le esté sucediendo.

Ante este hecho que probablemente no es el primero ni será el último, toca a la autoridad competente depurar  a los interesados en estas funciones para que no se cuele un posible   sicópata en una escuela, lo que evita males peores.  No se puede dar chance a que se abuse de  niñas y niños  que son una bendición de Dios

Tampoco se debe permitir que un canalla  ponga por el suelo a tantos maestros buenos que se merecen la gloria. Es indignante una mancha de esa naturaleza.

Por CÁNDIDA FIGUEREO, periodista

21-04-2017

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

POLITICA DE PRIVACIDAD: Un artículo de opinión es responsabilidad del autor. Cualquier medio informativo escrito, televisivo o radial, puede reproducir cualquier noticia o información (parcial o total), siempre y cuando, reconozca que la fuente es www.enrojoysinrodeo.com o mencione nuestra dirección electrónica: enrojoysinrodeo@gmail.com .