Published On: Mon, Dec 6th, 2010

>La Educación y el Desarrollo de la Nación

Share This
Tags

>

La colectiva exigencia del cumplimiento de la asignación del 4% del Producto Interno Bruto (PIB) establecido por la Ley General de Educación, No.66-97, sigue generando intensos e interesantes debates, donde hasta ahora el Gobierno ha sido el único perdedor, y por abrumadora mayoría, confirmando que para este examen el gobierno no está preparado.

Cuatro desafortunadas, absurdas e inoportunas respuestas oficiales en torno al reclamo general de mayor inversión en la educación han provocado la irritación de casi toda la población, y han puesto en ridículo al gobierno y a quienes las han producido.

La primera de ellas fue producida por el ministro de Educación, quien dijo que no haría nada con el 4% del PIB porque no tiene en que invertir ese 4%, lo que indica que el ministro no está a la altura de su ministerio porque el puesto de ministro de educación le queda grande a un maestro gremialista, ya que dinero es lo que más necesitan los ministerios para satisfacer los múltiples requerimientos de una sociedad en desarrollo.

La segunda respuesta desafortunada la produjo el ministro de Hacienda, quien dijo que el presupuesto se quedaría tal y como había sido presentado por el gobierno porque no había dinero para asignar el 4% del PIB a la educación, olvidando que él llegó a ser ministro gracias a que disfrutó de una buena educación que la completó en el exterior.

La tercera respuesta absurda la produjo el Presidente de la República, quien dijo que el reclamo del 4% del PIB para la educación es un Falso Debate, olvidando que él llegó a ser Presidente de la República gracias a una buena educación que le aportó facilidad de expresión y de comunicación.

La cuarta respuesta ridícula la produjo el Vice Presidente de la República, quien dijo que la culpa de que el actual gobierno no invierta el 4% del PIB en la educación la tiene el gobierno del PRD porque generó una crisis económica en el año 2003. Una payasada.

Pero a este gobierno la conceptualización le está saliendo mal, muy mal, porque en medio de este torbellino de reclamos del cumplimiento del 4% del PIB, establecido por la Ley General de Educación, el Presidente dominicano se escapa a Mar del Plata, Argentina, para participar en la Cumbre de Jefes de Estados y de Gobiernos de Iberoamérica, y allí le ponen a firmar un documento donde se le exige a los gobiernos invertir más en Educación.

El documento acaba de ser publicado y establece que la enseñanza primaria ha sido históricamente considerada clave para el futuro de los niños, porque en esta etapa del desarrollo es posible actuar positivamente y de manera eficaz en la formación de las personas, y que no es casual, entonces, que todos los acuerdos mundiales sobre educación propongan la universalización de la educación primaria.

El contenido del documento recuerda a los gobiernos que la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966, la Convención Internacional de los Derechos del Niño de 1989, la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos celebrada en Jomtien en 1990, el Foro Mundial sobre la Educación realizado en Dakar en el 2000, y los Objetivos de Desarrollo del Milenio de 2000, establecen que toda persona tiene derecho a la educación, al menos a la instrucción elemental y fundamental, y que ésta debe ser obligatoria y gratuita.

El texto del documento señala que la educación latinoamericana se enfrenta a dos desafíos de enorme magnitud, ya que por un lado debe recuperar el retraso acumulado en el siglo XX, universalizando la oferta de educación infantil, primaria y secundaria, y debe llegar a toda la población, sin exclusiones; y por otro lado se debe mejorar la calidad educativa y el rendimiento académico de los alumnos,  fortaleciendo la educación técnico-profesional y reduciendo la insuficiente formación de gran parte de la población joven y adulta.

El documento llama a los gobiernos a no olvidar la estrecha dependencia entre el contexto sociocultural de las familias y los progresos educativos de sus hijos, porque es muy difícil aprender con hambre, o con falta de higiene, o con graves riesgos para la salud, o viviendo en un hogar mísero, y que el problema de la desigualdad tiene que ver, fundamentalmente, con la alta concentración de ingresos en el decil más alto, lo que hace más difícil que el crecimiento de los países se traduzca en mejoras de las condiciones de los más pobres.

En el documento de Mar del Plata se aprecia que de los 21 países iberoamericanos, Rep. Dominicana ocupa el último lugar en cuanto a Tasa de Matricula Neta en Enseñanza Primaria. 2007-2008, lo cual habla muy mal de alguien que tiene 10 años gobernando.

Pero lo más demoledor de este documento es que presenta los resultados de las pruebas del Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo (SERCE), del año 2006, los que indican que entre los 16 países latinoamericanos evaluados en matemáticas y lectura, Cuba quedó en primer lugar en todos los casos y la Rep. Dominicana quedó en último lugar en todos los casos, pues el 90% de nuestros estudiantes de tercer curso cayó en el nivel 1, el 8% en el nivel 2 y sólo el 1% quedo en el nivel 3, es decir, que sólo el 1% pasó la prueba del tercer curso.

Pero de seguro que si usted le preguntara a nuestro Presidente sobre las causas que nos llevan a estar en el último lugar, respondería que la culpa está en la crisis económica producida por el PRD en el año 2003, porque esa es la única excusa aprendida por Leonel Fernández para justificar la incapacidad administrativa y educativa de su gobierno.

Sin embargo, la verdadera razón se encuentra en el mismo documento, el cual muestra que en el período 2006-2008 Cuba fue quien más gastó en la educación y la Rep. Dominicana fue quien menos gastó, pues Cuba gastó el 13.6% del PIB mientras Rep. Dominicana gastó el 1.8% del PIB, aunque por vergüenza el gobierno dominicano suministró una cifra inflada en un 0.4%, diciendo que gastó 2.2% del PIB, porque si presentaba la cifra real de 1.8% del PIB quedaba evidenciado documentalmente que invertimos menos que todos los países iberoamericanos, porque todos invierten por encima del 2.1% del PIB, habiendo 10 países que invierten por encima del 4% del PIB.
El Documento contentivo de las Metas Educativas para el año 2021 invita a los gobiernos iberoamericanos a invertir más e invertir mejor en la educación, y propone aumentar el esfuerzo económico de cada país para el logro de las Metas Educativas, lo que se haría a partir de planes de financiamiento elaborados en el año 2011, y que toma la forma concreta de aumento sistemático del presupuesto educativo en 0,1% del PIB desde el año 2012 hasta un máximo presupuestario del 6.5% del PIB.

Pero de lo que podemos estar seguros los dominicanos es de que nuestro Presidente Leonel Fernández no se atrevió a decirles a los jefes de Estados y de Gobiernos Iberoamericanos, reunidos en Mar del Plata, que la solicitud de aumento del presupuesto para la educación es un FALSO DEBATE, porque allá no se conceptualiza como aquí, pues allá no se pueden decir las ridiculeces que se dicen aquí.

Por: R. Osiris de León.

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*