Published On: Fri, Apr 14th, 2017

Playoffs NBA 2017: Celtics vs Bulls

Share This
Tags

Tras finalizar la Temporada Regular de la NBA 2016-17, es tiempo de playoffs. Toca analizar las eliminatorias de primera ronda para ver cómo llega cada equipo al enfrentamiento de primera ronda y quién creemos que puede ser el favorito a priori.

(1) Boston Celtics – (8) Chicago Bulls

Celtics (53-29)
Bulls (41-41)
Enfrentamientos directos: empate 2-2 en Temporada Regular.
Marcadores a cero

“Jamás debe menospreciarse el enemigo vivo, pues sabemos puede de una cautela levantarse fuego con que después nos abrasemos”. Alonso de Ercilla, poeta y soldado de muchas batallas, sabía lo que se decía.

Los Chicago Bulls podían haber muerto hace dos noches, pero ganaron a los Nets, que era lo único que tenían que hacer, y su corazón sigue bombeando. Además, han sido mágicamente beneficiados por demás resultados y carambolas: se han clasificado octavos y en el último suspiro, y sin embargo su primer rival no serán los Cleveland Cavaliers.

No atreviéndonos a restar ni un solo gramo de mérito a los Celtics, que se han ganado su primera plaza en el Este a pulso, ningún aficionado de los Bulls negará que les ha sonreído la suerte al esquivar en primera ronda a LeBron James y su séquito. Y simultáneamente, metiéndonos en la piel de sus rivales, en Boston tampoco deben estar tirando confeti. Ser primeros no les ha garantizado, en absoluto, un primer cruce fácil. Poco hay de cascarón de huevo en la plantilla de Chicago.

Tenemos en el tablero una temporada impresionante frente a un año irregular; y sin embargo, las encuestas, si favorecen a los de Massachusetts debe ser por un margen muy pequeño. El grupo que representa al estado de Ilinois goza de una condición que tiene dos formas de interpretarse: algunos de sus jugadores son viejos. Sí. De ahí que los 82 partidos se les hayan hecho largos y cuesta arriba. El otro prisma: esos mismos jugadores de los Bulls son veteranos y experimentados; y en series al mejor de siete partidos, la edad puede convertirse en toda una ventaja.

Un líder muy bien rodeado

En Boston hay cuatro pilares fundamentales, tres de ellos conformados cada uno por un sólo hombre.

Isaiah Thomas. Su indiscutible jugador franquicia y candidato subsidiario al MVP. Sus números de temporada regular asustan e intimidan todo lo que no logra su 1,75: 28,9 puntos y 5,9 asistencias. Mejor hombre de la liga en los últimos cuartos, donde se convierte en un ser imparable (9,8 puntos) y cuya eficacia se dispara. Es su tercer año en Boston y el tercero que disputa playoffs. Nunca ha pasado de la primera ronda, pero el curso pasado ya demostró, en la caída 4-2 ante Atlanta, que tampoco le pesan los galones en postemporada, promediando 24,2 puntos. Posdata: ha lanzado con un acierto del 48,4% desde el triple en los cuatro enfrentamientos ante los Bulls en regular season.

Al Horford. Un jugador franquicia acompañado de todo un All-Star. No ha sido la campaña más dorada del dominicano, pero como en el caso de los Bulls, sus prestaciones pueden dispararse llegada la hora de batirse el cobre. Serán sus novenos playoffs, primeros que no disputa con la camiseta de los Hawks. Vital para tratar de hacer daño a un juego interior que, pese haber perdido a Taj Gibson, se muestra sólido entre las aportaciones de Robin López, Bobby Portis, Joffrey Lauvergne y Cristiano Felicio.

Brad Stevens. La argamasa. La cinta de carrocero que une todas las piezas y crea un bloque totalmente compacto. Mientras su homólogo en frente, Fred Hoiberg, amenazó con impedir el récord de cerrar la primera temporada de la historia de la NBA sin un sólo despido en los banquillos, el mentalista de los Celtics es firme candidato a ser reconocido como el Entrenador del Año. Una plantilla que no pasaría de buena bajo los mandos de cualquier otro técnico, en las suyas está resultando letal. Su capacidad para alterar la pizarra según el devenir del juego, puede marcar las diferencias a la hora de saber taponar las rachas de inspiración que broten en los Bulls.

El resto. Porque si en Boston hay calidad, hay todavía más intensidad. El factor que ha hecho de Boston el equipo que es, más allá de su clase, es su garra y su entrega. Encabezan este distrito Avery Bradley y Jae Crowder, auxiliados desde la segunda unidad por Marcus Smart, Jaylen Brown y Terry Rozier. Operan como una máquina alineada que gira y engrana al mismo son. Se cubren las espaldas como piezas de ajedrez, y en ello reside gran parte de su éxito.

El triunfo de los interrogantes

Ante tanta irregularidad, tanta cara y no menos cruz, sólo queda por ver si prevalecerá la efigie cuando importe más que nunca. Butler es de lo poco de garantías que tienen los Bulls. Wade podríamos decir que también, pues su año no ha sido especialmente caótico; sus dudas vienen más por el apartado de las lesiones. Si estas no existen, prepárense para ver la mejor versión de Flash en playoffs. Si alguno no recuerda como es, que se descargue la serie ante Toronto del curso pasado (21,4 puntos y 52,2% en triples).

Las otras dos dudas residen en su playmaker titular y su 6º hombre. Rajon Rondo ha apartado sus rencillas y olvidado sus diferencias. Ha tenido ligeros chispazos del Rajon de Boston. Nada como una intensa serie ante su ex equipo para sacar a relucir todos los recuerdos de su mejor etapa como jugador de baloncesto. Desde el All-Star promedia 10,8 puntos, 7 asistencias, 5,1 rebotes y 1,8 robos en solo 27,7 minutos. Enfrentarse a uno de los mejores bases de la liga además, puede significar su incentivo definitivo. Los Bulls necesitan a Rondo.

Y si necesitan a Rondo no menos imprescindible va a ser el acierto de Nikola Mirotic; con todas las papeletas de ser el ‘Factor X’ y diferencial de la eliminatoria. La finura del hispano-montenegrino desde la línea de tres puede ser crucial para hacer que partidos apretados se decanten de un lado o del otro de la balanza. Si nos atenemos a su puntería de los primeros meses, mejor que no salga del vestuario; ahora bien, el de las últimas semanas es para no sacarlo del parqué. Desde el parón de febrero ha subido su 34,2% desde el arco de tres hasta el 41,3%. Y no solo en el lanzamiento, sino inclusive en sus penetraciones y agresividad se percibe lo importante que es que el principal suplente de Hoiberg esté inspirado y con confianza para mantener activa en ataque la segunda unidad de Chicago.

Las claves

Los Bulls tienen el modelo imitar. En el ejercicio 2015/16 en los Hawks lo tuvieron claro: parar a Isaiah era parar a los Celtics; se centraron en él, el volumen de oxígeno que le dejaban respirar era de niveles de alpinista. Resultado: el pequeño Thomas anotó 75 puntos en el total de la serie (seis partidos) encestando sólo 24 de sus 72 tiros de campo y 6 de 28 desde larga distancia. Tanto Rondo como Wade y Butler son capaces de defender a los mejores jugadores perimetrales de la liga, si bien la velocidad endiablada y el dribling de la estrella de los Celtics supondrá todo un reto.

A nivel estadístico, un apartado a veces menor puede cobrar gran relevancia. En segundas oportunidades de ataque, los Bulls se han merendado a sus próximos rivales, por 40 puntos a 9. La pintura de Chicago tiene metralla suficiente para seguir haciendo daño al juego interior Celtic, que sufre tremendamente a este nivel (27º de la liga en rebotes defensivos). Los 15 rebotes ofensivos de promedio en los cuatro choques ante los Celtics ha sido la mejor marca en una rivalidad de dos conjuntos del Este. No obstante, en este sentido echarán en falta al que era su mejor hombre: Taj.

Los Celtics son descaradamente mejor equipo que los Bulls en temporada regular, pero la experiencia de Wade y Rondo más el liderazgo y madurez en su apogeo de Butler, sumado al estado de forma de sus suplentes y del equipo en general (ganando 8 de sus últimos diez partidos), creo que puede catapultar al conjunto de la Windy City al mejor nivel que les hemos visto hasta el momento en todo el año.

No se ven las caras en postemporada desde el año 2008. Y en este reencuentro se enfrentará la sexta mejor defensa de la Liga en puntos encajados por 100 posesiones (Bulls) contra el octavo mejor ataque (Celtics). Predominará la calidad de los jugadores sobre la pizarra de los entrenadores, y a pesar de todo lo visto y a pesar de haber sido los mejores de su conferencia, creo que esta partida, ya que las tablas son imposibles, será de Chicago.

Pronóstico vencedor: Bulls 4 – Celtics 3.

Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Facebook (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en WhatsApp (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Telegram (Se abre en una ventana nueva)
Por: Enrique Bajo
Fuente: nbamaniacs.com

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

POLITICA DE PRIVACIDAD: Un artículo de opinión es responsabilidad del autor. Cualquier medio informativo escrito, televisivo o radial, puede reproducir cualquier noticia o información (parcial o total), siempre y cuando, reconozca que la fuente es www.enrojoysinrodeo.com o mencione nuestra dirección electrónica: enrojoysinrodeo@gmail.com .